Asociación Terapia Ecuestre Pegaso

Navahondilla, Ávila, España
2ª ronda Queden 26 dies
En marxa! A per l'òptim
Obtingut
€ 2.980
Mínim
€ 2.700
Òptim
€ 11.300
36 Cofinançadors
Aportant € 5
Agradecimiento de corazón y nominal en nuestras redes sociales
Tu nombre aparecerá en la galería de padrinos de nuestra página web y redes sociales
> 01 Cofinançadors
Aportant € 10
Participación sorteo ruta a caballo para dos personas
Participación en el sorteo de una ruta a caballo para dos personas por los alrededores. El sorteo se celebrará coincidiendo con el final de la primera ronda de campaña.
> 04 Cofinançadors
Aportant € 15
Bolígrafo artesanal con tu nombre
Bolígrafo decorado con tu nombre tejido a mano
> 03 Cofinançadors
Aportant € 20
Bolígrafo artesanal con tu nombre + Participación sorteo Ruta a caballo para dos personas
Bolígrafo decorado con tu nombre tejido a mano + Participación en el sorteo de una ruta a caballo para dos personas por los alrededores.
> 05 Cofinançadors
Aportant € 30
Camiseta Pegaso
Camiseta exclusiva del proyecto serigrafiada artesanalmente
> 09 Cofinançadors
Aportant € 40
Ruta a caballo
Ruta a caballo por los alrededores
> 01 Cofinançadors
Aportant € 50
Ruta a caballo + Camiseta Pegaso
Ruta a caballo por los alrededores + Camiseta exclusiva del proyecto serigrafiada artesanalmente
> 04 Cofinançadors
Aportant € 60
Sesión de Terapia ecuestre
Una sesión de Terapia con uno de nuestros caballos para ti o para la persona a la que quieras invitar dirigida por uno de nuestros profesionales.
> 00 Cofinançadors
Aportant € 80
Sesión Terapia ecuestre + Camiseta Pegaso
Sesión de terapia con uno de nuestros caballos para ti o para la persona a la que quieras invitar + Camiseta Pegaso serigrafiada artesanalmente.
> 01 Cofinançadors
Aportant € 100
Cuadro acrílico abstracto de artista local
Cuadro único realizado en técnica de acrílico de estilo abstracto del autor Ian Matte.
> 02 Cofinançadors
Aportant € 150
Ruta a caballo para dos personas día completo
Ruta a caballo para dos personas de aprox.8 horas que incluye visita al Jardín Botánico de la Adrada.
> 03 Cofinançadors
Aportant € 300
Ruta a caballo dos personas dos días + Alojamiento
Ruta a caballo para dos personas de dos dias + alojamiento y pensión completa en el Jardín Botánico de la Adrada
> 00 Cofinançadors
Aportant € 500
Visita grupal a nuestro centro con sesiones y actividades
Visita de grupo de un máximo de 10 personas al centro que incluye sesión de terapia ecuestre y atividades medioambientales: huerto ecológico, identificación de aves...
> 00 Cofinançadors

Sobre aquest projecte

Terapias con caballos para personas con necesidades especiales
Infraestructura Mínim Òptim
Construcción de rampa para silla de ruedas
Construcción de rampa y plataforma para silla de ruedas para poder subir al caballo desde la silla.
€ 500
Construcción de pista para realizar las terapias
Contratación de maquinaria para mover el terreno
€ 500
Aseo adaptado
Instalación de aseo adaptado para sillas de ruedas prefabricado o construcción de water seco.
€ 2.000
Construcción Cobertizo
Construcción de un cobertizo para que los caballos puedan refugiarse de las inclemencias del tiempo
€ 2.000
Material Mínim Òptim
Arena para la pista
Tres camiones de arena para rellenar pista
€ 1.500
Vehículo todoterreno + remolque de segundamano
Vehículo todoterreno con remolque de segundamano para poder transportar agua y alimento (alpacas de heno) hasta las fincas donde tenemos los caballos
€ 3.000
Tasca Mínim Òptim
Costes adicionales: comisiones y otros gastos derivados de la campaña
Comisiones plataforma crowdfunding,comisiones bancarias,gastos relacionados con cumplimiento de recompensas
€ 200
Subvención terapia para personas sin recursos económicos
Subvención a 30 personas sin recursos de una terapia con uno de nuestros caballos.
€ 1.000
Costes adicionales: comisiones y otros gastos derivados de la campaña.
Costes adicionales: comisión plataforma crowdfunding,comisiones bancarias.Gastos derivados del cumplimiento de recompensas.
€ 600
Total € 2.700 € 11.300
Imprescindible
Addicional

Informació general

La Asociación Terapia Ecuestre Pegaso nace con el objetivo principal de favorecer una relación armoniosa con los caballos para proporcionar una mejor calidad de vida a los participantes, ya que a través de estos animales podemos liberarnos de nuestros propios conflictos internos, además de poder mejorar de los problemas físicos, psíquicos o sociales que padezcamos.

Las sesiones se realizan tanto pie a tierra como montados siendo dirigidas por un equipo multidisciplinar de profesionales (fisioterapeuta, psicólogo, educador social, etc.) Según sea la patología del participante trabajará un profesional u otro.

Los caballos que utilizamos se convierten en co-terapeutas, por lo que han de ser reeducados para poder confiar en los humanos y trabajar sin miedos, para ello seguimos principios de doma natural.
Nuestra forma de relacionarnos con el caballo difiere del enfoque tradicional que ve al caballo como una herramienta de trabajo, deportiva o competitiva, mientras que nosotros vemos lo que nos pueden aportar a nivel emocional.

Estamos en una zona rústica de gran belleza natural en los márgenes del Valle del Tietar en la provincia de Ávila.

Descripció del projecte. Característiques, fortaleses i diferencials.

La terapia ecuestre o equinoterapia es una forma de trabajo integral y complementaria de rehabilitación, educación y socialización para personas con necesidades tanto físicas, psíquicas como sociales. Los beneficios únicos que ofrece el caballo frente a otras terapias son:

● La transmisión del calor corporal del cuerpo del caballo al jinete. La temperatura habitual del caballo es de 38ºC, pudiendo alcanzar los 38,8ºC una vez ejercitado. Esto ayuda a relajar y distender la musculatura espástica.

● La transmisión de impulsos rítmicos. A través de su dorso, el caballo transmite entre 90 y 110 impulsos rítmicos al cuerpo del jinete que estimulan reacciones de equilibrio y producen una agradable sensación de mecedora, lo que ayuda a relajar psíquica y emocionalmente al jinete.

● La transmisión de un patrón de locomoción similar al de la marcha humana. La biomecánica del paso del caballo es similar al de las personas; mediante la equitación se transmite ese movimiento a la pelvis del jinete, logrando la sensación de andar sentado. Una serie de oscilaciones tridimensionales como son avance y retroceso, elevación, descenso y desplazamiento que se graban en el cerebro y se automatizan con el tiempo.

● Binomio hombre-caballo. La comunicación que se establece entre el jinete y el caballo está basada en la comunicación primaria que principalmente es afectiva, lo que estimula la autoestima y confianza en uno mismo.

Objetivos de las terapias ecuestres

FÍSICOS
● Mejorar del tono muscular.
● Movilizar las articulaciones de columna y pelvis.
● Facilitar el equilibrio y el mantenimiento del tronco erguido.
● Incrementar la elasticidad, agilidad y fuerza muscular.
● Inhibir de reflejos tónicos y movimientos asociados.
● Favorecer la adquisición de la lateralidad.
● Mejorar la percepción del esquema corporal (propiocepción).
● Favorecer la localización en el tiempo y en el espacio.
● Permitir trabajar la coordinación o la disociación de los movimientos.
● Permitir la integración del gesto por comprensión de una orden recibida o por imitación.
● Estimular el sistema circulatorio, respiratorio e incluso digestivo.

PSICOLÓGICOS
● Aumentar la autoestima y desarrollar la confianza en sí mismo.
● Estimular la concentración y la atención.
● Mejorar la memoria.
● Estimula la comunicación y el lenguaje.
● Desarrolla la comunicación grupal.

ADQUISICIÓN DE NUEVOS APRENDIZAJES DE EQUITACIÓN
● Aprender a cuidar los caballos
● Aprender a conducir al caballo al paso, al trote, al galope dentro de las posibilidades de cada usuario.

SOCIALIZACIÓN
● Relacionarse con personas que no pertenecen a su entorno familiar o escolar
● Crear relaciones de amistad con los/as compañeros/as
● Desarrollar el respeto y el amor hacia los animales
● Aumentar el número de vivencias


¿Por qué doma natural para los caballos?

Los caballos y ponis que participan en la Asociación Terapia Ecuestre PEGASO están reeducados a través de una doma natural en la que se respeta el estado emocional, psicológico y físico del caballo.
Para trabajar esta doma es necesario conocerlos para poder entenderlos, para ello realizamos un trabajo pie a tierra con cada uno de ellos para ganarnos su confianza, les mostramos que si ceden nosotros no les haremos ningún daño, si nos ven como líder nos querrán seguir y podremos trabajar con ellos en armonía y sin tener que dominarlos por la fuerza o con métodos de equitación tradicional donde se usan utensilios dolorosos para el animal (bocados, espuelas, fustas,….)

La forma en que enseñamos a montar a caballo está basada en una unión donde la persona no tenga tensión corporal y se puedan mover libremente sintiendo al animal, esto favorecerá que no se produzcan dolores musculares ni en el humano ni en el equino.

El que nuestros caballos estén en manada sueltos en un prado sin estabular les permite tener esa semilibertad necesaria para que puedan establecer relaciones sociales entre ellos dándoles una tranquilidad emocional imprescindible para su bienestar.

Motivació i a qui va dirigit el projecte

Los usuarios que buscan los beneficios de estas terapias son niños y adultos con alteraciones como:
● Disturbios psíquicos y emocionales: autismo, fobias, psicosis, esquizofrenia, etc.
● Alteraciones comportamentales: agresividad, nerviosismo, estrés, timidez, etc.
● Alteraciones de la columna vertebral: escoliosis, lordosis, cifosis,...
● Retraso en el desenvolvimiento, problemas de aprendizaje, inadaptación social.
● Disfunciones neurológicas con alteraciones motoras: parálisis cerebral, traumatismo craneoencefálico.
● Síndromes diversos: Síndrome de Down, Síndrome de Rett.
● Problemas sensoriales, visuales, auditivos y fonológicos.
● Problemas derivados de adicciones
● Problemas ortopédicos: Alteraciones y desvíos posturales, déficits del equilibrio, degeneraciones articulares, secuelas de traumatismos, amputaciones, deficiencias congénitas.
● Patologías reumáticas: artritis reumatoide adulta e infantil, gota.
● Problemas respiratorios: asma, bronquitis, enfisema, patologías pulmonares obstructivas crónicas, secuelas quirúrgicas y/o traumáticas.
● Problemas geriátricos: Enfermedad de Parkinson, Demencia senil, Alzheimer, etc.

No solo enfocamos las terapias a personas con dolencias sino a cualquiera que busque sentirse mejor consigo mismo y con su entorno.

Objectius

Necesitamos la colaboración social para poder comenzar el proyecto de terapias ecuestres con personas con problemas de movilidad. Actualmente no disponemos de la pista y rampa necesarias para poder desarrollar las sesiones con estas personas y sólo podemos trabajar con personas sin problemas de movilidad y realizando las sesiones con los caballos por los caminos colindantes a la finca.
Tampoco disponemos de un aseo adaptado para personas que vayan en sillas de ruedas por lo que vemos la necesidad de pediros esta ayuda económica para que los participantes de las terapias tengan estas necesidades cubiertas.
Nos gustaría subvencionar las terapias a aquellas personas de nuestro entorno con excasos recursos económicos que pudieran beneficiarse de las mismas.
Por otra parte,actualmente nuestros caballos no disponen de más refugio contra las inclemencias del tiempo que el que le proporcionan los árboles,nos gustaría construir un cobertizo en el prado en el que están al cual pudieran acceder libremente.
También precisamos de un vehículo todoterreno y remolque para llevar agua y comida a los caballos que solemos tener en fincas de los alrededores,actualmente el agua la cargamos en garrafas y las alpacas de heno las transportamos de poco a poco en coches no muy aptos para este fin...
Por último,las donaciones optenidas serían susceptibles de un cargo en comisiones,transacciones bancarias,pago de impuestos,etc...


Experiència prèvia i equip

PROMOTORAS

Soy Sonia, Técnica en Animación Sociocultural y Monitora de Terapias Ecuestres.

Mi andadura con los equinos se remonta a mi infancia, siempre me pedía por mi cumpleaños poder montar a caballo, me lo empezaron a conceder cuando tendría unos 15 o 16 años, era tal gozo lo que me provocaba que desde entonces decidí que en mi vida lucharía por vivir con caballos. Me comencé a formar con cursos de equitación tradicional para saber manejarlos y conocer los cuidados que necesitaban.

Pasaron años y tuve mi primera oportunidad de tener mis propios caballos. Aún no sabía gran cosa pues realmente se aprende de algo estando 100% con ello. Mi primera yegua fue el típico animal domado a base de miedos y palos, no era capaz de montar en ella sin que saliera galopando y sin poder pararla. Fue gracias a ella que empecé a ver el mundo de la equitación desde otro ángulo, yo intentaba hacer lo que desde la equitación tradicional me habían enseñado, con métodos de dominación donde el caballo terminaría cediendo pero esa yegua en su mirada me decía que no podía permitirme ese trato. Contacté con un francés que trabajaba la doma natural y fue quién me dio nociones para actuar de otra forma con mi yegua pero yo no conseguía ninguna mejoría así que se la di a él para que la pudiera reeducar y ser un animal libre de miedos.

Las ganas por vivir con caballos me hizo decidir trabajar en mi propia hípica, y fue aquí donde también caí en ser novata en este mundo. Fui a comprar caballos a un tratante que me vendió los animales que nadie quería por diferentes motivos, o viejos o resabiados. Yo en mi ignorancia solo vi bellos animales que conmigo podrían ser felices y yo con ellos. Cada uno de los 6 animales que compré me enseñó algo. Yo no soy persona de rendirme y conseguí aprender a formar parte de su manada, conseguí que confiaran en mí y así fueran libres de miedos y maltratos. Aprendí a manejarles pie a tierra, a alimentarles y a montarles sin embocadura y sin violencia, desde el respeto y el cariño.

Por circunstancia personales tuve que vender mis animales para trabajar para otras hípicas y en ellas pude comenzar mi formación en las terapias ecuestres. Me maravillaba como a través de estos animales se podía mejorar la calidad de vida de las personas con problemas. La mirada de felicidad que los caballos les provocaban era increíble. Trabajé con niños autistas, con chavales con problemas mentales y también con ancianos.

Pero realmente donde vi el efecto que los caballos pueden hacer para ayudar a las personas fue en mí misma, cuando tuve una grandísima depresión y fue el simple echo de estar junto a ellos, olerles y moverme con ellos como una más en la manada, lo que me hacía tan feliz que volví a tener ilusión por la vida. Pude ver claramente que el objetivo de mi vida era poder dar la oportunidad a otras personas de vivir la experiencia tan gratificante que es el estar con caballos.

Posteriormente tuve un accidente montando a caballo donde pensé que me quedaba paralítica y lo único que había en mi mente era volver a montar a caballo aunque no pudiera andar, fue algo que estaba marcado en mi interior. He visto como personas que van en sillas de ruedas les suben a caballo y es como volver a andar para ellos, incluso correr, es la sensación de libertad más bonita que he observado.
Por todo esto he querido apostar por crear el Centro de Equitación Terapéutica Pegaso donde dar, a toda persona discapacitada o no, la oportunidad de poder relacionarse con los caballos desde el respeto y el amor.


Soy Belén, me crie en la ciudad pero desde que tengo uso de razón donde me siento mejor es en la naturaleza y en compañía de animales; se mantiene vivo el recuerdo de allá por los tres años llorar a mis padres casi a diario porque quería tener un caballo, el vivir en un piso en el centro de Madrid entonces no me parecía un impedimento, total era un primero y tenía patio…
Transcurrió el tiempo y la realidad se impuso, pero durante años seguí soñando dormida y despierta que galopaba por la calle en la que transcurrió mi infancia...

Aun siendo niña tuve varias oportunidades de montar en ruta y por fin sobre los 15 años empecé a dedicar "la paga" a recibir clases de equitación en una hípica, donde disfrutaba tanto de estar con los caballos cepillándolos, acariciándolos, limpiando cuadras...como de montar.

En años posteriores mi espíritu viajero e inquieto me hizo dar muchos tumbos, y en los distintos lugares en que viví no dejé de buscar el contacto con estos hermosos animales.

Disfruté y aprendí especialmente de la relación con Gozo, un caballo que tras muchos años sin haber sido montado andaba medio asilvestrado; nos fuimos conociendo poco a poco y sin tener ninguna experiencia previa en doma y dejándome llevar en principio tan sólo por la intuición conseguí que fuera confiando en mí y finalmente permitiera ser montado de nuevo. Llegado a este punto tuve la fortuna de coincidir con una persona muy sensible para con los caballos y con experiencia en doma natural que me ayudó a continuar avanzando en esta relación.

Y la vida me llevó por otros derroteros... Algo dentro de mí no dejaba de decirme que debía recuperar mi sueño de la infancia, llevaba ya unos años buscando la oportunidad de formarme en Terapias con animales, particularmente en Equinoterapia, pues una constante en mi recorrido ha sido experimentar los beneficios que mis amigos “terapeutas” de cuatro patas, los perros y gatos que me han acompañado en mi andadura me han aportado, así como observar este beneficio en terceras personas.

Y entonces la “causalidad” me cruzó con Sonia y nuestros sueños confluyeron en este proyecto.

EQUINOTERAPEUTA

Soy Kike, mi relación con los caballos es relativamente reciente. Si bien todos en nuestra infancia hemos tenido un animal preferido, el mío era el perro. Clásico, aunque a pesar de esa predilección, los reyes magos decidieron traerme un caballo a juego con un Geyper Man. Recuerdo ese caballo, que aunque no era articulado, era bonito. Un ejemplar castaño, con una mancha blanca en la frente. Por entonces debía tener cuatro o cinco años.

La primera vez que fui consciente de lo que suponía montar a caballo, fue en un viaje con unos amigos a las islas maravillosas. Allí, con la “inconsciencia” propia que te dan los años universitarios mas fruto de la exaltación de la amistad que de la madurez, me ví subido en un caballo, hermoso, grande, que a la voz de su dueña y movido por el instinto de manada, excitado por seguir al caballo cabeza de grupo, echó a galopar por un llano. Frente a mí, se acostaba el sol.

Desde entonces este animal, cuadrúpedo comenzó a entrar en mi vida..muy poco a poco. Hasta que hace 12 años, salí de la ciudad para entrar a vivir en el Valle del Tiétar. Allí, “como una ola”, de lleno, el caballo se me mostró como un animal cercano, accesible, y así entró en mi vida abriendo todo un mundo por explorar.

Primero fue Tango, un ejemplar pío, valiente como él solo, que me hizo entrar a galope tendido en Hontanares, pasando ríos, galopando, subiendo cuestas y saltando regueras…

Los paseos se me quedaban cortos. Necesitaba saber mas sobre los caballos, como cuidarlos, como manejarlos… y en Candeleda (Avila), aprendí gran parte de lo que ahora sé. Después vinieron los días, meses y años con Estrella, una yegua torda, de 6 años, ms buena que el pan, con la que he compartido muchas horas, muchas jornadas de frio, calor, y con la que realmente aprendí lo que suponía cuidar un caballo. Muchas horas de cuadra dieron como fruto a Luna.
Gracias a Estrella he vivido la mejor de las experiencias…. y es ver como mi hija Eva, disfrutaba sobre su lomo. Paseos, cepillados… Estrella ha sido y es un caballo muy especial.

Y un día, leí un post en internet, que hablaba sobre la Equinoterapia. Y la curiosidad, que siempre me ha acompañado en mi vida, hizo que indagara, y la magia hizo el resto. Porque en unas fiestas en San Agustín de Guadalix, mientras mi sobrino corría una prueba de atletismo, conocí a Felipe, y los astros hicieron el resto. El acababa de realizar la formación en Equitación Terapéutica, en Madrid. Mi entusiasmo iba a más, tenía el contacto, las direcciones, los horarios…. Pero todo ello llegó en su momento. Porque antes decidí viajar, cruzar el charco, y colaborar en Ecuador con una Fundación que realizaba Terapias Ecuestres. Durante dos meses conviví, aprendí, lloré y reí.. con un montón de buenas personas..

Y de allí regresé, y a un curso me apunté. Considero que las ganas y el empeño, son necesarios, pero más lo es la formación.. así que me puse a estudiar y entre fisioterapeutas y caballos logre mi titulación.
Hoy en día, aun los caballos siguen llamando a mi puerta. Los últimos los de PEGASO.
Belén y Sonia, han abierto el camino de crear en el Valle del Tietar, un Centro de Terapia Ecuestre. Y me han brindado la posibilidad de colaborar con ellas. Y yo encantado de seguir conociendo y aprendiendo…

FISIOTERAPEUTA

Soy, Eva, fisioterapeuta y amante de los caballos desde que recuerdo.

Como fisioterapeuta, llevo más de10 años trabajando con personas con discapacidad, tanto física, cognitiva, intelectual o sensorial, así como en el ámbito deportivo y de clínica.

También he realizado labores de coordinación en un proyecto de cooperación para la implantación de terapias para niños con discapacidad en Marruecos.

Creo que tenía 10 años cuando se cumplió mi deseo de montar a caballo, y lo hice sobre las patas de AKELA, una yegua que me abrió los ojos de este mundo del que quería aprender todo.

DESEO, fue el encargado, y tuvo la paciencia suficiente para ello. Eso sí, de la mano de una monitora que me enseñó la importancia de unos buenos cuidados y, porque no, unos buenos mimos.

A los pocos años, me encontraba trabajando en la hípica sin dejar de aprender lo especial que puede ser este mundo y estos animales si los miras con los ojos correctos. Tuvo gran culpa VAQUERO, un caballo con el que conseguí una complicidad tremenda casi con mirarnos y no dejaba de sorprenderme.

Hace unos años realicé un voluntariado en una hípica, en la que realizaban equinoterapia, y junto con una psicóloga y una terapeuta ocupacional, descubrí y evidencié todos los beneficios de las terapias, el trabajo con caballos y el buen equipo que forman.

Por “casualidades” de la vida, llegó a mis oídos el Proyecto que Belén y Sonia tenían entre manos y no dudé en ponerme en contacto con ellas.

Compartimos muchas ideas y motivaciones, pero sobre todo el amor por estos animales y una manera diferente de tratarles; así como el objetivo de, con su ayuda, poder ayudar a todas personas interesadas en aventurarse y descubrir otra manera, tanto de terapia como de relacionarse con los caballos.

Compromís social